En contraA favor 1,00% Están a favor

Ampliado el plazo de alegaciones a los documentos de la RIS3Andalucía

Propuesta ciudadana Nº 758

La participación será posible hasta el 15 de junio de 2014.

Puede incorporar sus comentarios y opiniones sobre los últimos documentos elaborados para definir la ESTRATEGIA DE INNOVACIÓN DE ANDALUCÍA 2014-2020 (RIS3Andalucía). Se mantiene abierto el  proceso participativo hasta el día 15 de junio.

Entre las fases que se incluyen en la RIS3Andalucía, primero se ha realizado el Análisis del Sistema de Innovación de Andalucía, ya sometido a exposición pública, y después se han elaborado el Catálogo de Oportunidades de Especialización, la Visión consensuada sobre el futuro de Andalucía y las Prioridades con las que conseguir alcanzar esa visión.

Es el momento de recibir sus comentarios para completar la definición de la RIS3Andalucía, por lo que esperamos sus opiniones sobre los siguientes documentos:

  • Oportunidades de Especialización RIS3Andalucía, surgidas de la opinión y del debate en el seno de los Talleres de Descubrimiento Emprendedor en los que han participado expertos y representantes de empresas y de entidades del sistema andaluz de Ciencia-Tecnología-Empresa.
  • Vision Andalucía 2020, en este documento se plantea una visión de cómo queremos que sea la Andalucía del futuro, obtenida mediante consenso con los expertos a través de la codecisión planteada en la gobernanza de la RIS3Andalucía.
  • Prioridades de Especialización. La propuesta de prioridades concreta las áreas de actividad en las que concentrar los esfuerzos de investigación e innovación. El propósito es proveer al territorio de las mejores capacidades e instrumentos con el fin de mejorar la competitividad empresarial y de propiciar un ecosistema regional de innovación abierto al entorno global.

Publicada el: 12 mayo 2014

Categorías:

Una respuesta

  1. Carmen Ruiz Repullo Responder ↓

    Os envío los comentarios del Instituto Andaluz de la Mujer.

    APORTACIONES AL DAFO RIS3 ANDALUCÍA:

    A nivel general vemos la necesidad de incorporar un lenguaje inclusivo a todos los documentos que se realicen. Si atendemos a la Ley Orgánica para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres de marzo de 2007 ésta establece en su Artículo 14: “la implantación de un lenguaje no sexista en el ámbito administrativo y su fomento en la totalidad de las relaciones sociales, culturales y artísticas”.
    Por su parte, la Ley 12/2007, de 26 de noviembre, para la promoción de la igualdad de género en Andalucía, recoge en su Artículo 9. Lenguaje no sexista e imagen pública: “La Administración de la Junta de Andalucía garantizará un uso no sexista del lenguaje y un tratamiento igualitario en los contenidos e imágenes que utilicen en el desarrollo de sus políticas”.

    Centrándonos en las debilidades vemos:
    D.2: Estructura productiva poco especializada y con una elevada tasa de desempleo.

    Podría modificarse por:
    D.2. Estructura productiva poco especializada y con una elevada tasa de desempleo, especialmente en mujeres.

    Para argumentar este cambio nos centramos en algunos estudios e informes recientes. Según el estudio La mujer en el Mercado de Trabajo Andaluz en 2013, del Servicio Andaluz de Empleo, a pesar de la progresiva incorporación de la mujer al mercado de trabajo en Andalucía en la última década (un 29,01% de crecimiento de la población activa femenina entre 2004 y 2013, frente al 7,47% para la población masculina), aún siguen existiendo diferencias significativas por género. Así, la proporción de hombres mayores de 16 años que trabajan o están dispuestos a hacerlo es del 65,98%, frente al ya citado 51,99% entre las mujeres andaluzas.

    Según el Primer Trimestre de 2014 de la EPA, la tasa de paro en Andalucía se distribuye de la siguiente manera: un 36,83 % de mujeres frente a un 33,34% de hombres. La tasa de Empleo se sitúa en 43,64% en hombres y 32,82% en mujeres. El paro registrado por el SAE a Mayo de 2014 en Andalucía es de 494.201 hombres y 543.407 mujeres. Por otra parte el número de contratos registrados de Enero a Mayo de 2014 se sitúan en: 1.016.738 en hombres y 663.79 en mujeres, es decir casi un 40% menos de contratación femenina.

    NUEVAS DEBILIDADES A TENER EN CUENTA:

    D.11. Escasa presencia de la perspectiva de género en el sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación.

    La Unidad de Mujeres y Ciencia, creada por Acuerdo del Consejo de Ministros en marzo de 2005, es el órgano en cargado de las políticas de transversalidad de género o mainstreaming en la ciencia, la tecnología y la innovación en nuestro país. Hoy día se encuentra adscrita a la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Ministerio de Economía y Competitividad.

    La Unidad de Mujeres y Ciencia propone e impulsa la perspectiva de género en las políticas científicas, tecnológicas y de innovación que afectan a la igualdad entre hombres y mujeres. De este modo promueve la presencia de mujeres en todos los ámbitos del sistema de ciencia, tecnología e innovación, acorde con sus méritos y capacidades, promueve la transformación estructural de las instituciones científicas para una modernización de la gestión de los recursos humanos considerando la dimensión de género, y promueve el análisis por género en la investigación científica, en los desarrollos tecnológicos y en la innovación, así como la investigación específica en el campo de los estudios del género y de las mujeres.

    De este modo, entre sus objetivos encontramos:
    • Promover una presencia de las mujeres en todos los ámbitos del sistema de ciencia, tecnología e innovación, acorde con sus méritos y capacidades, estableciendo mecanismos para eliminar sesgos, barreras y desincentivación.
    • Promover la inclusión del género como categoría transversal en la investigación científica, así como la investigación específica en el campo de los estudios del género y de las mujeres.
    • Promover la inclusión del género como categoría transversal en los desarrollos tecnológicos y la innovación.

    Según el Libro blanco “Situación de las Mujeres en la Ciencia Española, Unidad de Mujeres y Ciencia, 2010”, la Visión Estratégica del Espacio Europeo de Investigación adoptada en 2010 señala como objetivo para el año 2030 que la mitad de todo el personal científico, en todas las disciplinas y en todos los niveles del sistema científico, sean mujeres. Se trata de romper la segregación horizontal y vertical que hoy existe en la ciencia europea y, también, en la española. Según este informe el 60% de las personas que se titulan en las universidades europeas y españolas son mujeres. Lo hacen con excelentes expedientes académicos. Pero después este personal altamente cualificado no encuentra acomodo en el sistema.
    Dentro del informe muestran las brechas de género en cuanto a cátedras, número de artículos publicados, número de becas conseguidas… en todos los indicadores las mujeres muestran porcentajes más bajos que los hombres. Si estos porcentajes los analizamos teniendo en cuenta que la proporción de alumnado universitario es elevada en mujeres que en hombres cabe preguntarnos, ¿existen impedimentos de género que impiden o dificultan alcanzar porcentajes más equitativos? El informe sostiene mediante datos estadísticos que sí existen.

    Por su parte, la Ley 14/2011, de 1 de junio, de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, publicada en BOE el 2 de junio, hace alusión a la perspectiva de género en el Preámbulo de la ley, en el Título Preliminar, en el Título II y en la Disposición Adicional Decimotercera, que establece los mecanismos para la implantación de la perspectiva de género, estableciendo medidas concretas a aplicar:

    DISPOSICIÓN ADICIONAL DECIMOTERCERA. Implantación de la perspectiva de género:

    1. La composición de los órganos, consejos y comités regulados en esta ley, así como de los órganos de evaluación y selección del Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación, se ajustará a los principios de composición y presencia equilibrada entre mujeres y hombres establecidos por la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.

    2. La Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y el Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica promoverán la incorporación de la perspectiva de género como una categoría transversal en la investigación y la tecnología, de manera que su relevancia sea considerada en todos los aspectos del proceso, incluidos la definición de las prioridades de la investigación científico-técnica, los problemas de investigación, los marcos teóricos y explicativos, los métodos, la recogida e interpretación de datos, las conclusiones, las aplicaciones y los desarrollos tecnológicos, y las propuestas para estudios futuros. Promoverán igualmente los estudios de género y de las mujeres, así como medidas concretas para estimular y dar reconocimiento a la presencia de mujeres en los equipos de investigación.

    3. El Sistema de Información sobre Ciencia, Tecnología e Innovación recogerá, tratará y difundirá los datos desagregados por sexo e incluirá indicadores de presencia y productividad.

    4. Los procedimientos de selección y evaluación del personal investigador al servicio de las Universidades públicas y de los Organismos Públicos de Investigación de la Administración General del Estado, y los procedimientos de concesión de ayudas y subvenciones por parte de los agentes de financiación de la investigación, establecerán mecanismos para eliminar los sesgos de género que incluirán, siempre que ello sea posible, la introducción de procesos de evaluación confidencial.
    Dichos procesos habrán de suponer que la persona evaluadora desconozca características personales de la persona evaluada, para eliminar cualquier discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

    5. La Estrategia Española de Innovación y el Plan Estatal de Innovación promoverán la incorporación de la perspectiva de género como una categoría transversal en todos los aspectos de su desarrollo.

    6. Los Organismos Públicos de Investigación adoptarán Planes de Igualdad en un plazo máximo de dos años tras la publicación de esta ley, que serán objeto de seguimiento anual. Dichos planes deberán incluir medidas incentivadoras para aquellos centros que mejoren los indicadores de género en el correspondiente seguimiento anual.

    En el informe, Científicas en cifras 2011. Estadísticas e indicadores de la (des)igualdad de género en la formación y profesión científica, la Unidad de Mujeres y Ciencia recoge las siguientes conclusiones: Tal y como ocurre en el resto de la Unión Europea, las mujeres también constituyen una minoría en la profesión científica en España, alcanzando sólo el 37,50% del total del personal investigador en la Universidad pública en 2009.

    En promedio, en 2009 las mujeres representan aún el 37,5% del personal investigador en la Educación Superior y el 43,57% en el sector público: 39,51% en el CIEMAt; 67,51% en el Instituto de Salud Car- los III; 57,27% en el INIA; 45,29% en el IEO; 20,35% en el IAC; 42,34% en el IGME; y 32,73% en el CSIC.

    Por lo que respecta a la carrera formativa, España presenta proporciones similares a la Unión Europea en cuanto a mujeres matriculadas en educación superior (abrumadora en el área de Ciencias de la Salud (74%) y claramente mayoritaria –aunque ligeramente inferior- en Humanidades (62%) y Ciencias Sociales (58%)). La presencia de mujeres en las áreas de Ciencias (35%) y, sobre todo, en Ingeniería es todavía minoritaria (30%).

    Por el contrario, la presencia relativa de las mujeres es mucho menor en las categorías del profesorado titular (37,34%) y muy reducida en las Cátedras (15,36%). Observamos una sostenida tendencia al alza hacia una mayor representación femenina en dichos niveles durante el periodo 1995-2009 aunque esta es lenta e insuficiente por lo que las diferencias entre sexos son todavía persistentes.

    En el caso de las Titularidades, observamos el mismo patrón aunque los porcentajes son más altos en todas las áreas de conocimiento. Las profesoras titulares prácticamente logran la paridad en Humanidades (45,36%), seguidas de Ciencias Naturales (42,64%), Ciencias Sociales (40,14%). Sin embargo, sólo uno de cada tres profesores titulares es mujer en Ciencias de la Agricultura (33,66%) y Ciencias Médicas (33,24%) y una de cada cuatro en Ingeniería y Tecnología (24,92%).

    En cuanto al profesorado titular, existe sólo una universidad en la que se consigue la paridad entre mujeres y hombres, siendo la proporción de mujeres incluso ligeramente superior a la de los hombres: la UNED (52.17%). La Complutense de Madrid (45,85%), Santiago (44,44%) y León (44,20%) se encuentran también próximas a estos niveles de paridad. Por el contrario, en las Universidades Politécnicas de Cartagena (15,20%), Cataluña (22,20%), Madrid (24,39%) y Valencia (27.15%) y en la Universidad Pompeu Fabra (28,99%), encontramos una proporción de mujeres titulares inferior al 30%.

    Vademécum de Igualdad de Género en Horizonte 2020
    La Comisión Europea publica un Documento-Guía con orientaciones acerca de la integración de la igualdad de género en todas las fases del ciclo de investigación, según recoge el Programa Marco de la UE para la Investigación y la Innovación, Horizonte 2020. El fin fundamental es conseguir que Europa recupere el liderazgo económico con la implantación de un Programa destinado fundamentalmente a alcanzar tres objetivos: combatir la crisis económica, invirtiendo en el crecimiento futuro y en la creación de empleo; responder a las preocupaciones de la ciudadanía sobre su calidad de vida, su seguridad y su medio ambiente, y reforzar la posición europea global en investigación, innovación y tecnología.

    Para conseguir estas metas, el Programa Horizonte 2020, se plantea los siguientes objetivos en materia de igualdad de género que están en línea con la Estrategia de la Comisión sobre igualdad de género:

    • Promover una presencia equilibrada de mujeres y hombres en los equipos de investigación cofinanciados por Horizonte 2020.
    • Asegurar una presencia equilibrada en los procesos e instancias de toma de decisiones.
    • Integrar el análisis de la dimensión sexo/género en el contenido de la investigación e innovación.

    Algunas de las cuestiones previstas para la aplicación de la igualdad de género en todo el ciclo de investigación son:

    • Comités consultivos: deberán tender a la presencia equilibrada en su composición e incluir al menos una persona experta en igualdad de género e investigación.
    • Programa de Trabajo 2014-2015: se estimulará a las personas que soliciten la participación en el Programa a promover la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en sus trabajos, buscando la presencia equilibrada en los equipos así como a la integración de la dimensión de género, particularmente si sus resultados tienen un impacto directo en personas.
    • Formularios: en las solicitudes de ayuda, las personas solicitantes deberán explicar cómo se tomará en consideración en el contenido del proyecto, el análisis de la dimensión sexo/género, y la composición por sexo, de los equipos.
    • Evaluación: en la evaluación de las solicitudes y ejecución de los proyectos se contará con expertos/as en igualdad de género que considerarán los aspectos mencionados.
    • Seguimiento: la Comisión realizará un seguimiento específico de la cuestión de transversal de la igualdad, mediante indicadores ad hoc.

    El Vademécum concluye destacando la elegibilidad de los costes de una acción vinculados a formación de los equipos en igualdad de género; y la nueva convocatoria específica de ayudas en materia de igualdad de género que se realizará próximamente.

    D.12. Escasa presencia de las mujeres en I+D+I tanto a nivel universitario como a nivel empresarial.

    En el documento, “Avance de los procesos universitarios. Curso 2012-2013”. Consejería de Economía, Innovación Ciencia y Empleo, las cifras por sexos se distribuyen de la siguiente manera:
    • Alumnado matriculado en 1 y 2 Ciclo, y grados según sexo y universidad. Curso 2012-2013: 54,6% de mujeres frente a un 45,4% de hombres.
    • Alumnado matriculado en másteres oficiales según sexo y universidad. Curso 2012-2013: 58,5% de mujeres frente a un 41,5% de hombres.

    Pese a ser mayor la proporción de mujeres universitarias, en el informe, Científicas en cifras 2011. Estadísticas e indicadores de la (des)igualdad de género en la formación y profesión científica, la Unidad de Mujeres y Ciencia, recoge las siguientes conclusiones: Tal y como ocurre en el resto de la Unión Europea, las mujeres también constituyen una minoría en la profesión científica en España, alcanzando sólo el 37,50% del total del personal investigador en la Universidad pública en 2009.

    En promedio, en 2009 las mujeres representan aún el 37,5% del personal investigador en la Educación Superior y el 43,57% en el sector público: 39,51% en el CIEMAt; 67,51% en el Instituto de Salud Car- los III; 57,27% en el INIA; 45,29% en el IEO; 20,35% en el IAC; 42,34% en el IGME; y 32,73% en el CSIC.
    Dentro del los retos de la ECA para 2014-20 encontramos el Eje 2: “Mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y la comunicación y el acceso a las mismas”.
    Dentro de este Eje se recoge el objetivo: “Potenciar el sector de las empresas TIC en Andalucía”.

    A su vez, dentro del VII Acuerdo de Concertación Social de Andalucía encontramos dos objetivos principales en torno a las TIC:

    • Lograr un mayor aprovechamiento, por parte de las empresas y los trabajadores y trabajadoras andaluces, de las ventajas derivadas de una economía basada en el conocimiento y la información.
    • Promover una sociedad de la información que sirva de instrumento de cohesión social, que tienda a eliminar la brecha digital, así como fomentar el uso de las nuevas tecnologías de la información entre la ciudadanía, empresas y trabajadores y trabajadoras.
    • Incrementar el peso del sector andaluz de las TIC en la economía andaluza.
    • Lograr que todas las empresas andaluzas estén conectadas a la red y tengan presencia en la misma.

    Para alcanzar estos objetivos se establecen las siguientes actuaciones:

    174: Formación continua del empresariado, personal directivo y trabajadores y trabajadoras de empresas en la utilización de herramientas y servicios basados en las TIC.

    Dentro de la Encuesta de la Comisión Europea: “Mujeres y TIC. 2013”, encontramos que de los siete millones de personas que trabajan en TIC en Europa, tan sólo el 30% son mujeres. Por otra parte, el 19,2% de las personas que trabajan en las TIC tienen una jefa mujer. El mismo porcentaje, el 19,2% de las empresas TIC son de mujeres.

    Según el Informe del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía en 2012, el número de mujeres que trabajan en TIC es de 9.928 frente a 14.719 hombres.
    El informe también recoge que el personal de investigación en I+D en Andalucía está en 3.423 mujeres frente a 4.857 hombres.
    El personal empleado en I+D según ocupación y sexo, es equitativo en áreas como las humanidades, las ciencias médicas y las ciencias Sociales, sin embargo existe una brecha importante en dos campos de ocupación:

    • En Ingeniería y Tecnología el número de mujeres es de 111 frente a 209 hombres.
    • En las Ciencias Agrarias el número de mujeres es de 392 frente a 646 hombres.

    Siguiendo este informe el personal empleado en I+D en Universidades Públicas de Andalucía es de 10.042 mujeres frente a 13.864 hombres. Aunque la brecha de género la encontramos especialmente en el sector empresarial de Andalucía donde el personal empleado en I+D es de:
    • Empresas de menos de 250 personas empleadas: 1.952 mujeres frente a 4.238 hombres.
    • Empresas de más de 250 personas empleadas: 474 mujeres frente a 1.321 hombres.

    D.13. Existencia de una brecha digital de género.

    La existencia de una brecha digital de género la encontramos recogida en numerosos estudios e informes que dan cuenta de la misma. Dentro de los informes del Instituto de la Mujer, las estadísticas de E-Igualdad del 2009 muestran un Sistema de Indicadores de Género y TIC (SIGTIC). 

Dentro de estos indicadores encontramos el Índice sintético del grado de igualdad de género en la Sociedad de la Información (e-igualdad) o su reverso, la brecha digital de género (BDG).

    Índice SIGTIC Hombres Índice SIGTIC Mujeres
    0.522 0.483

    Esta brecha digital de género se mide de la siguiente manera:
    0 indica máxima desigualdad y 1 máxima igualdad, entre sexos.
    La distancia entre el valor obtenido y 1 puede tomarse como medida de la brecha digital de género.

    Índice SIGTIC E-igualdad
    0.882

    Es decir, que aún existe brecha digital de género al no haber alcanzado el valor 1 de este índice.

    Para combatir la brecha digital de género, dentro del VII Acuerdo de Concertación Social de Andalucía encontramos las siguientes actuaciones:

    166: Programar acciones formativas sobre las tic accesibles a toda la ciudadanía, con independencia de su lugar de residencia y teniendo en cuenta sus especiales características personales (edad, género, capacidades…) Y sus necesidades.

    168: Programa específico de eliminación de la brecha digital para las mujeres.

    Por último si hacemos un análisis de las reuniones que se han celebrado en torno a la evaluación del Marco Europeo 2007/2013, recogemos algunas conclusiones de los datos de la Red de Políticas de Igualdad en los Fondos Estructurales y Fondos de Cohesión, titulada “Sociedad de la Información e Igualdad de Género”, celebrada en Avilés en 2013. Durante esta reunión se visualizaron tres grandes brechas de genero en cuanto a las TIC:

    Primera Brecha Digital de Género:

    Brecha de acceso a la tecnología que impide que las mujeres se incorporen y participen en la sociedad de la información en igualdad de condiciones.

    Segunda Brecha Digital de Género:

    Brecha de uso, relacionada con la utilización que se hace de las TIC, en términos de diferencias en la intensidad, el tipo de usos y las e- habilidades.

    Tercera Brecha Digital de Género:

    Circunscrita al uso de los servicios TIC más avanzados. Diferencias en el aprovechamiento de las aplicaciones más innovadoras de internet, que se proyectan hacia el futuro (entornos en los que se diseñan y construyen las aplicaciones tecnológicas).

    D.14. Existencia de segregación horizontal y vertical en Ciencia, Tecnología e Innovación.

    Retomando el informe de Estadística de la Enseñanza Universitaria en España 200-2011, del INE, obtenemos las siguientes cifras:
    • Tesis doctorales aprobadas en Ciencias Experimentales y de la Salud: 57% mujeres frente a un 43% de hombres.
    • Tesis doctorales aprobadas en Ciencias Sociales y Jurídicas: 50% mujeres frente a 50% hombres.
    • Tesis doctorales aprobadas en el área de Humanidades: 47% de mujeres frente a un 53% de hombres.
    • Tesis doctorales aprobadas en Áreas de Ingeniería y Tecnología: 31% de mujeres frente a un 69% de hombres.

    Si tomamos algunos apuntes del Libro blanco “Situación de las Mujeres en la Ciencia Española”, Unidad de Mujeres y Ciencia. 2010, Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Ministerio de Economía y Competitividad, vemos:

    Por lo que respecta a la carrera formativa, España presenta proporciones similares a la Unión Europea en cuanto a mujeres matriculadas en educación superior (abrumadora en el área de Ciencias de la Salud (74%) y claramente mayoritaria –aunque ligeramente inferior- en Humanidades (62%) y Ciencias Sociales (58%)). La presencia de mujeres en las áreas de Ciencias (35%) y, sobre todo, en Ingeniería es todavía minoritaria (30%).

    Veamos algunos datos en cuanto a la SEGREGACIÓN VERTICAL:

    En España, según el informe Women as Leaders: Inspirando, elaborado por PwC e Isotes, la mujer representa el 60% de los universitarios y el 45% del mercado laboral. Sin embargo, existe un desequilibrio entre estas cifras y su papel en los cargos directivos. En algunos casos, como por ejemplo la presencia de mujeres en direcciones funcionales (asesoría jurídica, recursos humanos, dirección financiera, etc.), se ha incrementado el porcentaje de un 19% a un 22% en los últimos dos años. También el número de consejeras crece, pasando de un 11% en 2012 al 16% de la actualidad. Sin embargo, con estos ritmos de crecimiento, no se prevé alcanzar el objetivo del 40% establecido por la Ley de Igualdad y por la propuesta de directiva europea para 2020.

    Si tenemos en cuenta el informe de evaluación EL ÍNDICE DE DESIGUALDAD DE GÉNERO DE ANDALUCÍA: SERIE 2005-2012 (29/10/2013) de la Dirección General de Fondos Europeos, podemos ver algunas cifras del periodo 2005/2013 en relación a los puestos de dirección. El hombre accede en mayor medida a puestos de dirección tanto de pequeñas empresas, departamentos o sucursales como de empresas grandes o medias (9,5% del total de hombres ocupados, en 2012), alcanzando este tipo de puestos el 4,7% del total de las mujeres ocupadas. A lo largo del período se incrementan las diferencias entre hombres y mujeres en estos puestos. Así, mientras en 2005 la diferencia era de 3,2 puntos porcentuales, en 2012 alcanza los 4,8 puntos porcentuales.

    Veamos algunos datos en cuanto a la SEGREGACIÓN HORIZONTAL:

    Los datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía en su explotación de los datos del INE y la EPA de 2013 muestran la distribución por sectores de actividad del empleo femenino. En el sector de la Agricultura encontramos un 26,10% de mujeres, en el de Industria un 19,43%, en el de Construcción un 6,92% y en el de Servicios un 50,78%. Atendiendo a estos datos, las mujeres están presentes mayoritariamente en dos sectores: el de servicios y el de agricultura.

    D.15. Escaso nivel de autoempleo y de cultura emprendedora entre las mujeres, especialmente las más jóvenes.

    Según el GLOBAL ENTREPRENEURSHIPMONITOR ANDALUCÍA. INFORME EJECUTIVO 2012, se pueden distinguir tres perfiles de la persona emprendedora en Andalucía en función de la etapa en la que se encuentre la persona emprendedora:

    1. El perfil de emprendedor o emprendedora potencial en Andalucía responde a un varón, de unos 35 años, con educación secundaria, un nivel de renta alto, en paro o alguna otra situación similar, de origen español y sin formación específica en creación de empresas.

    2. El perfil del emprendedor o emprendedora naciente o nuevo, cuya iniciativa empresarial tiene menos de 3,5 años de antigüedad, es el de un varón, de unos 35 años, con educación secundaria, que trabaja a tiempo parcial o completo en su empresa, con un nivel de renta alto, de origen español y que, en algún momento de su vida, ha recibido formación en creación de empresas.

    3. Por último, el perfil del empresario/a consolidado/a (involucrado en una empresa de más de 3,5 años) es el de un varón, de unos 46 años de edad, con educación primaria, un nivel de renta alto, trabajando a tiempo parcial o completo en su empresa, de origen español y que no recibió formación específica en Creación de Empresas.

    La distribución por sexo pone de manifiesto que el porcentaje de mujeres con intención de emprender en los próximos tres años es menor que el de hombres (53,8% hombres frente a 46,2% mujeres) al igual que sucede en el conjunto nacional, si bien es este último la brecha es mayor (58,1% frente a 41,7%).

    La distribución por sexo pone de manifiesto que existe una brecha aún mayor entre hombres y mujeres que en el caso de los emprendedores potenciales. Así, se puede observar que el porcentaje de mujeres titulares de empresas con menos de 3,5 años es considerablemente menor que el de hombres, 67,3% hombres frente a 32,7% mujeres.

    Al igual que en las etapas anteriores de proceso emprendedor, la distribución por género pone de manifiesto que el porcentaje de empresarias (más de 3,5 años) consolidadas es considerablemente menor que el de hombres, 62,3% hombres frente a 37,7% mujeres.

    Como podemos observar tras esta lectura, en los tres casos el perfil se centra en hombres, siendo las mujeres invisibles en este ámbito.

    Los resultados del proyecto GEM en 2013 reflejan que emprender en España sigue siendo una actividad dominada principalmente por los hombres. En 2013 alrededor de seis de cada diez emprendedores en cualquiera de las fases del proceso emprendedor eran de género masculino.

    Si nos centramos el GLOBAL ENTREPRENEURSHIP MONITOR ESPAÑA. INFORME EJECUTIVO 2013,los datos no varían mucho, incluso como muestra el informe se empeoran en lo referente al “Apoyo del emprendimiento femenino”. Algunas cifras más de este informe nos muestran:

    Porcentaje por sexo de los colectivos emprendedores en España 2013.
    Dentro de este indicador vemos los siguientes ítem:
    • Potencial: 45,4% mujeres frente a 54,6% de hombres.
    • Naciente: 38,9% de mujeres frente a 61,1% de hombres.
    • Nueva: 40,4% de mujeres frente a 59,6% de hombres.
    • TEA: 39,6% de mujeres frente a 60,4%.
    • Consolidada: 37,4% de mujeres frente a 62,6% de hombres.
    • Abandono: 34,1% de mujeres frente 65,9% de hombres.

    Por otra parte llama la atención en los datos que el porcentaje de mujeres que tiene intención de emprender es mayor que aquellas que emprenden, por lo que habría que fomentar y acompañar este proceso de emprendimiento femenino.

    APORTACIONES A LAS NECESIDADES DEL RIS3 ANDALUCÍA:

    Las siguientes necesidades quedan argumentadas con el DAFO que hemos referido anteriormente.

    NUEVA NECESIDAD 1: Incorporar la perspectiva de genero en el sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación.

    NUEVA NECESIDAD 2: Promover una presencia equilibrada de mujeres y hombres en los equipos de investigación, tanto a nivel horizontal como vertical.

    NUEVA NECESIDAD 3: Aumentar el número de mujeres en la I+D+i a nivel universitario y empresarial.

    NUEVA NECESIDAD 4: Reducir la brecha digital de género.

    NUEVA NECESIDAD 5: Aumentar el nivel de emprendimiento de las mujeres.

    APORTACIONES ACTUACIONES PARA RIS3 ANDALUCÍA:

    NUEVA NECESIDAD 1: Incorporar la perspectiva de genero en el sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación.

    ACTUACIONES PARA NECESIDAD 1:

    • Realizar acciones formativas con personal del campo de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación.
    • Incentivar económicamente aquellos proyectos de investigación que tengan en cuenta la perspectiva de género de manera transversal.
    • Realizar estudios e investigaciones de forma periódica que den cuenta de la situación de mujeres y hombres en la Ciencia, la Tecnología y la Innovación.
    • Promover los estudios de género y de las mujeres.
    • Incorporar a las diferentes bases de datos, la variable sexo.
    • Adopción de Planes de Igualdad por parte de los organismos públicos de investigación.

    NUEVA NECESIDAD 2: Promover una presencia equilibrada de mujeres y hombres en los equipos de investigación, tanto a nivel horizontal como vertical.

    ACTUACIONES PARA NECESIDAD 2:

    • Realizar acciones formativas sobre transversalidad de género con personal relacionado con el campo de la Ciencia, la tecnología y la innovación.
    • Realizar acciones positivas que permitan reducir la segregación vertical en los puestos de dirección de los equipos de investigación.
    • Realizar campañas de sensibilización para promover la presencia de mujeres en carreras tecnológicas.
    • Realizar estudios e investigaciones que muestren las barreras que se encuentran las mujeres en cuanto a la segregación vertical y horizontal.
    • Realizar acciones formativas sobre igualdad en las carreras universitarias donde las mujeres estén subrepresentadas.

    NUEVA NECESIDAD 3: Aumentar el número de mujeres en la I+D+i a nivel universitario y empresarial.

    ACTUACIONES PARA NECESIDAD 3:

    • Realizar acciones formativas con mujeres universitarias.
    • Crear becas de investigación que faciliten la presencia de mujeres en sectores donde están subrepresentadas.
    • Apoyar a jóvenes investigadoras procedentes de la universidad en su incorporación a empresas privadas del sector de la ciencia y de la tecnología, con la finalidad de proseguir sus carreras profesionales en tales empresas.
    • Crear redes de mujeres científicas, tanto a nivel empresarial como universitario.

    NUEVA NECESIDAD 4: Reducir la brecha digital de género.

    ACTUACIONES PARA NECESIDAD 4:

    • Realizar acciones formativas con mujeres vinculadas a la universidad.
    • Visibilizar y premiar a aquellas mujeres que destaquen en su utilización de las TIC con perspectiva de género en cualquier ámbito.
    • Realizar estudios e investigaciones sobre la brecha digital de género en el ámbito universitario.

    NUEVA NECESIDAD 5: Aumentar el nivel de emprendimiento de las mujeres relacionadas con la I+D+i.

    ACTUACIONES PARA NECESIDAD 5:

    • Realizar acciones formativas con mujeres universitarias sobre emprendimiento.
    • Diseñar y desarrollar acciones formativas destinadas a mujeres emprendedoras acerca de las TIC y su aplicación en el mundo empresarial.
    • Incluir en la enseñanza universitaria, programas de capacitación en TIC con el fin de disminuir las brechas de género en aquellas ramas ocupadas mayoritariamente por mujeres, como la de Ciencias Sociales y las Ciencias de la Salud.
    • Realizar acciones formativas para ayudar a las mujeres a identificar sus ideas, concretar sus proyectos y acompañarlas en el camino del emprendimiento.
    • Difundir información, materiales y buenas prácticas sobre mujeres emprendedoras en el campo de la innovación.

    Un saludo
    Carmen Ruiz Repullo (Asistencia Técnica del proceso de gobernanza)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *