La especialización inteligente consiste en aprovechar los puntos fuertes que tenemos a nivel regional, las ventajas competitivas con las que contamos en Andalucía, y el potencial de excelencia de nuestra región. Para conseguir este escenario, debemos alinear las políticas económicas e industriales, con las de innovación, ciencia y tecnología.

Esta estrategia no solo debe tener como objetivo o estar basada en la excelencia científica regional sino que también debe respaldar la innovación basada en la práctica («no tecnológica») e incluir la adopción y difusión del conocimiento y la innovación. Solo de esta manera podremos crear nuevas oportunidades de crecimiento económico.

¿Cuáles son las CLAVES de este proceso de “Especialización Inteligente”?

Activos únicos

 

 

 

 

Identificar los activos que sean únicos en nuestra región, además de los entornos tradicionales y emergentes donde tenemos mayor potencial competitivo . En estas áreas deberán concentrarse los recursos económicos que se dediquen a la I+D+i. Conseguiremos así posicionar a Andalucía en mercados globales concretos, e incorporar a nuestra región en cadenas de valor internacionales, alcanzando a la vez el objetivo de atraer inversión privada, y la atención de inversores internacionales.

Cambio de mentalidad

La especialización inteligente invita a cada región a confeccionar su propia estrategia de innovación y a romper con las barreras que impiden introducir cambios en la estructura organizativa e industrial de la región. La Especialización Inteligente nos invita a experimentar.

Crear capacidades

Tenemos que procurar que los recursos humanos con que Andalucía cuenta dispongan de las habilidades y del conocimiento necesarios para conseguir nuestro objetivo.

Emprendedor

 

Es el motor para que la innovación ocurra, el emprendedor puede ser un investigador, un gestor de la Administración, una autoridad pública, un docente, un empresario, un trabajador o un estudiante. El emprendedor utiliza los recursos que ya existen pero de una manera diferente, mejorando los productos o los procesos. El emprendedor innova.

 

Conectar

 

 

El crecimiento inteligente y el aumento del nivel de competitividad para Andalucía solo serán posibles si todos los implicados tienen acceso al conocimiento global, si las empresas consiguen tener capacidad para acceder a los mercados internacionales, y lograr insertarse en cadenas de valor globales. Todos los actores regionales deben ser capaces de desenvolverse en sistemas abiertos, contribuyendo y nutriéndose de redes de innovación abierta.